Cirugía de abdomen

La abdominoplastia o dermolipectomía abdominal busca reconstruir la pared abdominal, quitando el exceso de piel y grasa (de requerirlo) y reforzar los músculos debilitados, al dejar un abdomen plano y firme a simple vista.

Este proceso quirúrgico, recomendado tanto para mujeres como hombres, deja una cicatriz oculta bajo la ropa interior.

El proceso quirúrgico de una abdominoplastia consiste en realizar una incisión horizontal sobre la zona púbica y otra pequeña en el ombligo, seguido de la separación de piel de la pared abdominal. Posteriormente se refuerzan los músculos débiles y se remueve el exceso de piel y grasa. Finalmente se sutura la piel y se reubica el ombligo.

La abdominoplastia es ideal para personas con exceso de piel que cuelga alrededor de la zona abdominal, causado por bajar muchos kilos en muy poco tiempo; o para mujeres con abdomen flácido, con exceso de piel y/o estrías, ocasionado por embarazos pasados.

Aunque es poco frecuente y en su mayoría de fácil corrección, en la abdominoplastia también existen riesgos como pérdida de sensibilidad, pequeñas irregularidades, leves infecciones o una mala cicatrización.